Esta madre decidió adoptar una niña. Y descubrió que estaba emparentada con su hijo

En mayo de 2017, Katie Page dió un paso muy deseado hacia la maternidad al adoptar al bebé Grayson. Al mes siguiente, le presentaron a la madre una recién nacida que también necesitaba cuidados. Tras haber llevado a los niños a la casa, descubrió algo increíble…

Page nació en Birmingham, Alabama, pero luego se mudó a Denver. En noviembre de 2014, consiguió un trabajo en GE Johnson, una constructora ubicada en Colorado Springs, Colorado. Trabajaba como gerente de servicios supervisando varios proyectos.

Sin embargo, antes de unirse a GE Johnson, Page lidiaba con las secuelas de su divorcio. Durante ese período, hizo mucho examen de conciencia en un intento para volver a encarrilar su vida. Y en el proceso se dió cuenta de que necesitaba hacer cambios importantes.

“Sabía que Dios quería que fuera una mujer totalmente diferente a la que era en ese momento”, escribió Page en un blog en 2018 en su web Wood+Grace. “Recuerdo literalmente haberme visto en el espejo un día y haber llorado por la mujer que ví [y] sabía [que] no era la mujer que mi corazón deseaba ser”, afirmó.

“Me comprometo a cambiar mi vida y convertirla en una plena de la cual me sienta orgullosa”, agregó Page. Pensando en eso, se fue a trabajar a GE Johnson ese año. También inició un ambicioso proyecto personal comprando una casa que, como admitiría más adelante, necestiaba “demasiada reparación”.

ADVERTISEMENT

“ La casa que compre requería un extenso trabajo para convertirla en mi ideal – la mayoría del cual tendría que hacer yo misma para poder costearlo” Page escribió en su blog post. “ era una gran casa de cuatro habitaciones. Le dije a mis amigos en ese momento que era para ‘más,’ aún cuando no sabía que “más” significaba en ese momento.”

Y mientras Page ponía su vida en orden, albergó una ambición que había tenido desde niña. La nativa de Alabama había soñado durante años con tener hijos propios, Aunque sus problemas de fertilidad no lo permitieron durante su matrimonio.

ADVERTISEMENT

Sin embargo, Page reavivó su deseo de niña a sólo dos semanas de haberse mudado a la casa. En ese momento recibió un email de su iglesia. Mientras leía el mensaje le llamó la atención un anuncio de una reunión informal para adopción.

“No conocía a nadie que hubiese adoptado niños o hubiese crecido en una casa de adopción”, escribió page en Wood+Grace. “Realmente no sabía nada de eso, pero una corazonada me llevó a querer saber más. Cuando le pregunté a mi madre, que me estaba ayudando con las renovaciones ¿irías conmigo a una reunión informal sobre adopción?”, me dijo: “¡¿Qué?!”, explicó.

ADVERTISEMENT

La madre de Page le dijo que debía tener cuidado en convertirse en una madre adoptiva en ese momento de su vida. Después de todo, tenía mucho con el trabajo así como las renovaciones de la casa. Pero tras la primera negativa, su madre cedió y la acompañó a la reunión. Page se sintió muy conmovida durante la reunión.

“Lo que escuché esa noche sobre adopción me dio escalofríos y me asustó, pero también me tocó el corazón de una manera que no podía dejar de pensar en ello”, escribió en su blog. “Continúa orando y trabajando en la idea de aceptar a los niños como una mujer trabajadora soltera a tiempo completo”, señaló.

ADVERTISEMENT

Page tomó una decisión que cambiaría su vida para siempre. Tras pensarlo mucho, el día de las madres del 2015 rellené el formulario y di el paso para convertirme en madre adoptiva e iniciar una nueva aventura”, escribió. Un año después, estaba totalmente inmersa en su nuevo rol.

En ese momento, Page estaba en búsqueda de su próximo hijo adoptivo. Pero estaba cambiando de opinión. Mientras pasaba tiempo con el niño, reflexionaba sobre una idea que alteraría significativamente sus planes a largo plazo y tras pensarlo bien, la madre adoptiva habló sobre su nueva ambición con su asistente social.

ADVERTISEMENT

“Quería un trabajo a más largo plazo y preferiblemente para siempre”, explicó Page más tarde. “Hasta entonces, realmente solo se había enfocado en algo temporal, pero estaba abierta a la adopción si la opción se presentaba. [Y] en la próxima visita domiciliaria de su asistente social, reveló su deseo de que fuera el hogar permanente de un niño”.

Tras esa conversación, Page recibió un mensaje importante: “recibí un mensaje en el teléfono mientras estaba con la asistente social”, mencionó en su blog. “Era sobre un bebé que había sido abandonado en el hospital y [era] probable que fuera una situación de adopción”.

ADVERTISEMENT

Gracias a eso, Page sintió que tenía la oportunidad de realizar sus sueños. “Su bebé había sido expuesto a drogas pero no tenía signos de retracción y estaría listo para ser dado de alta al día siguiente”, escribió. “Enseguida llamé a mi trabajadora social y le dije: ¡Lo quiero! Dame cinco minutos y por favor, no llames a nadie más”, argumentó.

Tras haberle comunicado su decisión a su madre, llegó al hospital al día siguiente a recoger a su bebé recién nacido y de ahí, lo llevó a casa. Pero todavía tenía una tarea más que afrontar. El niño no tenía nombre y las enfermeras lo apodaron “bebé”.

ADVERTISEMENT

Afortunadamente, Page había recopilado una lista de nombres potenciales para el recién llegado. Miró las opciones y un nombre en particular le llamó la atención. Decidió llamar al bebé Grayson.

Con la llegada de Grayson, Page invitó a su madre a quedarse en la casa los próximos meses. Ella aún estaba buscando al otro niño adoptivo. “No tenía idea de cómo podía cuidar a un niño de 14 meses y a un recién nacido sola. Sabía que necesitaría ayuda”, dijo.

ADVERTISEMENT

Aunque la madre de Page estaba preparada para ayudarla, los meses siguientes fueron todo un reto. Durante ese período fue cuando Page empezó a buscar a los padres biológicos de Grayson, aunque ese esfuerzo resultó ser algo complicado. “La información dejada en el hospital no llevaba a nadie”, escribiría más tarde en su blog.

“Nadie contestó los anuncios del periódico ni regresó al hospital a buscar al niño que había sido dejado ese día”, continuó. En ese momento, la madre adoptiva empezó a sentir emociones contradictorias que la ponían en una situación difícil.

ADVERTISEMENT

“Parte de mí estaba aliviada al pensar que nadie vino para que Grayson no tuviese nunca ninguna oposición”, Page escribió. “Pero parte de mí tenía un nudo en el estómago por tener que decir un día a mi hijo que nadie se presentó para buscarlo”.

“Si bien había rezado y deseado a mi hombrecito desde que era una niña, aún sabía que esa discusión sería una a la que temería durante años”, añadió. A pesar de toda la ansiedad, la madre dió el siguiente paso.

ADVERTISEMENT

Si, después de once meses juntos, Page finalmente adoptó a Grayson. También decidió no adoptar más hijos de momento ya que Grayson tenái que hacer frente a ciertos retos físicos y mentales debido a su exposición a las drogas mientras estaba en el vientre de su madre.

Para poder centrarse en el desarrollo de su hijo, Paige decidió esperar algunos meses antes de adoptar otros hijos.  Pero su postura cambió rápidamente después de una conversación con su asistente social. Una vez más, a la madre se le presentó una sugerencia intrigante.

ADVERTISEMENT

“Tras preguntarme cómo me había ido con la adopción, me dijo que tenían una niña de cuatro días habiendo estado expuesta a las drogas en la sala de Emergencias del mismo hospital donde nació Grayson”, aseguró Page en Wood+Grace. “Y [ella] debía ser reubicada esa misma tarde”.

“Podía sentir el temor y frío en mi cuerpo. Me sobrecogía anda más que de pensarlo”, continuó. “Aún así, un presentimiento me decía que escuchara y que lo considerara. Pero esta vez era distinto”. Así que más tarde, la madre dió la bienvenida a la niña a quién llamó Hannah.

ADVERTISEMENT

Page descubrió una increíble coincidencia mientras revisaba los historiales médicos de Hannah. Parecía que la recién nacida se había enfrentado al mismo nivel de exposición a las drogas que Grayson. El par de bebés mostraban condiciones similares. Pero las similitudes entre los niños no terminaban ahí, como Page pudo notar esa noche.

“Mientras revisaba los brazaletes de la niña, noté que el nombre de la madre era el mismo que la madre de Grayson había dado al hospital”, escribió Page en su blog. “Continué revisando los papeles del hospital y ví la fecha de nacimiento de la madre. Tuve que mirar de nuevo, era familiar”.

ADVERTISEMENT

Anteriormente, Page había solicitado la ayuda de una mujer llamada Ashley Chapa, que estaba viviendo en la casa para ayudar con los niños. Al notar lo parecido en la fecha de nacimiento, la gerente buscó detalles de Grayson y compartió la información con Chapa. Muy pronto vieron una increíble conexión

Page se dió cuenta de que la fecha de nacimiento de la madre de Hannah sólo tenía un día de diferencia con la madre de Grayson y pronto esa revelación condujo a un momento importante. “Mi compañera de habitación y yo nos mirábamos tratando de descubrir si estaríamos pensando lo mismo”, explicó. “¿Serían hijos de la misma madre?”, se preguntó.

ADVERTISEMENT

Y Chapa, incrédula, pensó en la posibilidad de que Hannah y Grayson estuvieran emparentados. “Era algo tan surreal que no te lo podías ni imaginar”, contó a Good Morning, América, en enero del 2019. “Katie sacó los papeles de Grayson y nos dimos cuenta de que tenían el mismo nombre. Todo”, indicó.

A partir de ahí, Page investigó más antes de ponerse en contacto con la trabajadora social de Grayson para ponerla al tanto de sus descubrimientos. Después, recibió más información sobre la madre de Hannah que sólo confirmó sus sospechas. Al final de esa semana, Payge y la niña fueron a conocer a la madre de Hannah.

ADVERTISEMENT

Ese encuentro dejó a Page aún más convencida de que su teoría era correcta. Días después, la asistente social de Page conoció a la supuesta mamá de Hannah por primera vez, a pesar de que dudaba que la mujer fuera en realidad la madre biológica de la niña.

Pero resulta que la corazonada de Page parecía ser correcta. “[La asistente social] la llamó poco después de la reunión y le dijo: “¡Page, creo que tienes razón”, escribió Page en Wood+Grace. “Su historia me rompe el corazón, literalmente, y no puedo creerlo, pero estoy 90% segura de que tienes razón y esto es un milagro”. Sin embargo, la conversación no terminó ahí.

ADVERTISEMENT

“Unos 45 minutos más tarde, la trabajadora social me volvió a llamar y dijo: “Katie, ahora estoy 100% segura”, agregó en su blog. “Encontramos el mismo apellido que ella dió al nacer Grayson en un familiar de [Hannah]”. Lloré…mientras apagaba el teléfono”.

Grayson y Hannah fueron sometidos a una prueba de ADN que demostró que la pareja eran hermanos. Está feliz coincidencia llevó a Page a solicitar otra adopción. Y en 2018 finalmente unió a los hermanos trayéndolos a la misma familia adoptiva.

ADVERTISEMENT

“[Hannah] es lo opuesto a Grayson”, contó a Good Morning América en enero del 2019. “Le encanta bromear y es travieso. Tan pronto como descubrí que era su hermana me dije: Definitivamente, [la adoptaré]. Cuanto antes adopte a Grayson y acepte ser su madre, antes aceptaré a su familia”, señaló.

Sin embargo, había un giro más en esta historia. Sí, a Page le hablaron acerca de otro niño,  y ella terminó aceptando al pequeño hermano de Hannah y Grayson tras la adopción de Hannah. Tiene la esperanza de hacer del niño un miembro oficial de la familia en 2019.

ADVERTISEMENT

Page reflexionó sobre su situación diciendo: “yo era una mujer soltera en una casa de 4 habitaciones y ahora, cada habitación de mi casa está llena. No existe el aburrimiento. La gente me pregunta todo el tiempo cómo lo hago. Añadió: “nunca pensé que tendría tres bebés, pero Dios no te da más de lo que puedes hacer frente”.

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT